PARALELO 58 es un grupo de artistas formado por Fabián Attila, Alejandro Argüelles y Juan Pablo Fernández Bravo que, trabajando a partir del paisaje y sus posibilidades de representación, desarrolla un proyecto de investigación e imagen, vinculado a Buenos Aires. El paisaje, como tema indiscutible del proyecto, da cohesión e integra los trabajos en una misma propuesta, conformando así su postura estética.

paralelo-58@hotmail.com
adarguelles@hotmail.com / fabianattila@hotmail.com / jpfbravo@hotmail.com

Nigeria - August 2014

Nigeria - August 2014
Landscapes and territories

PARALELO 58 – Landscapes and territories Abuja, Nigeria 2014

Las obras del grupo Paralelo 58 comparten un lenguaje que revela no solo un origen y un tiempo comunes a los tres artistas que integran el colectivo, sino también una poética con elementos en común. Podemos reconocer algunos rasgos que merecen atención y que pueden contribuir a distinguir afinidades. Aunque las imágenes refieren zonas que podemos identificar con una dimensión urbana y con ciertos paisajes rurales, en todas las obras predomina una atención por las fronteras donde la representación bordea sus propios límites y comienzan a desdibujarse los contornos de las cosas. Al explorar y llevar a sus extremos las huellas que la luz deja sobre los objetos y el paisaje, Alejandro Argüelles, Fabián Attila y Juan Pablo Fernández Bravo recuperan la materialidad y la potencia del fragmento. Antes que en el todo, las obras recortan la parte y se valen de ella como una materia para ser explorada. Fragmentos de la ciudad o fragmentos del horizonte sirven para restituir dimensión y fisonomía estéticas a restos que de otro modo no los tendrían. Ocurre así un fenómeno que el arte contribuye a iluminar: el observador se distancia de paisajes conocidos (un río, una columna, un camino) y recorre, perplejo, los perfiles y las sombras del mundo, como si lo viera por primera vez. Trabajar con restos y observar las huellas de la luz sobre las múltiples caras de las cosas nos enseña a mirar de nuevo: una autopista vacía ya no es una autopista vacía, un paisaje fluvial ya no evoca a un paisaje fluvial, un edificio ha cesado de ser un edificio. Las partes son más profundas y más densas que el todo, exceden su propia forma y en su condición fragmentaria habita su complejidad. La compartida ausencia de cuerpos humanos en las obras no indica que lo humano esté ausente: lo que queda son huellas de los pasos humanos en el mundo, acaso los restos de una humanidad extinguida, una supervivencia de la que el arte es vestigio y testimonio.

AFB

Exhibition Hall

Exhibition Hall

-

-

-

-

-

-

Serbia

Serbia

CENTRO CULTURAL DE BELGRADO - SERBIA

CENTRO CULTURAL DE BELGRADO - SERBIA

Paralelo 58 - Rio Negro, Patagonia


Presencias y ausencias

PARALELO 58 aborda el paisaje a través de imágenes que denotan vínculos distintos establecidos por cada artista con la ciudad, la naturaleza y la tradición. El núcleo articulador de estas relaciones se afinca en la ausencia de la figura humana así como en los rasgos que denotan su presencia o su intervención. Recorrer estas obras significa adentrarse en visiones que pueden mostrarnos un aspecto desolado de la acción transformadora del hombre; un perfil donde lo urbano se torna inhabitable y tal vez algo temerario; o bien fragmentos de una naturaleza que por momentos se muestra apacible, silenciosa, completamente ajena al bullicio de la ciudad, mientras que en otras ocasiones exhala las marcas de un accionar invisible que devuelve una imagen inquietante y azarosa. Son algunas de las posibilidades que enfrenta el tránsito por escenarios más o menos cercanos pero, en cualquier caso, tránsito guiado por una mirada nueva que no deja de pensar a la pintura y al hombre dentro de la pintura.

Talia Bermejo

UADE art - Riachuelo. Entre la bruma y el resplandor

UADE art - Riachuelo. Entre la bruma y el resplandor
Julio 2012

Riachuelo. Entre la Bruma y el resplandor

UADE Art invita a recorrer la muestra “Riachuelo. Entre la bruma y el resplandorque estará abierta desde el 5 de julio hasta el 31 de agosto en el Centro Cultural UADE Art (Lima 775). Se trata de un conjunto de obras vinculadas con la realidad y los sueños de más de 3.3 millones de personas que viven un presente de aire, agua y suelo contaminados y anhelan un futuro limpio y venturoso, que tarda en llegar.El río Matanza-Riachuelo (llamado Riachuelo en su desembocadura y río Matanza en la mayor parte de su desarrollo) conforma una cuenca de 2.238 km² y 64 km de extensión. La selección de pinturas, grabados, fotografías, instalaciones y videos aporta una pluralidad de miradas sobre esta inmensa zona, poniendo de manifiesto una amplia gama de contrastes, de oportunidades y de esperanzas.

Con curaduría de Victoria Verlichak, la muestra está presidida por una obra de Quinquela Martín e incluye obras de Nicolás García Uriburu, Augusto Zanela, Marcos López, Alberto Goldenstein, Esteban Pastorino, Juliana Ceci, Fabián Attila, Viviana Macías y Juan Ranieri. Se completa con obras del grupo Paralelo 58, Supersudaca, Julián d'Angiolillo, Sub [cooperativa de fotógrafos], y las obras de niños y adolescentes del Taller de fotografía Isla Maciel (Asociación Miguel Bru) y el Taller de arte Belleza y Felicidad Fiorito.

Paralelo 58 - Museo Timoteo Navarro, TUCUMAN

Abril 2012

Tucuman

Tucuman
Paralelo 58 desembarca en Tucuman

.

.

Tucuman

Tucuman

CUENCA MATANZA-RIACHUELO / MAYO 2011 CCR
Juan Pablo Fernandez Bravo

Paisaje

Paisaje
Poliptico, resina, medidas variables
Alejandro Argüelles

General Las Heras

General Las Heras
200 x 600 cm. mixta sobre tela - esmalte, oleo, acrilico, impresion, hilo, polvo, alambres
Fabian Attila

CMR

CMR
200 x 600 cm. mixta sobre tela - impresion, acrilico y cinta

Cuenca Matanza - Riachuelo

Tres pintores, tres poéticas, tres visiones del paisaje, a bordo de un bote que flota silencioso sobre ese río denso, con agua que apenas fluye, agua como lubricante del subsuelo de la ciudad, receptáculo de nuestros líquidos mas temidos. Plomo, mercurio, cromo, cadmio, trazados a intervalos por maderas, hierros y acero; ese río también es una maravilla de la industria humana, es un hijo no reconocido de nuestras camperas de cuero, o de la goma vulcanizada de nuestras zapatillas, ese liquido alimentó la construcción de una pequeña nación de inmigrantes temerosos, que no se aventuraron mas allá en la pampa, su sola visión nos devuelve al caos primordial de una cloaca. Sin embargo hay nuevas poblaciones con nuevos inmigrantes que florecen en sus costas, ese río, tal vez sea el cuerpo metalizado de un dios al que deberíamos tratar con más respeto.

Un plegamiento del territorio es la oportunidad para un río, sin embargo es difícil saber cuando la pampa se pliega y discretamente empieza a ser río (Alejandro se ocupa de ese devenir río del matanza), o cuando el río deja de ser naturaleza y deviene insumo industrial (Fabián construye esas espectrales arquitecturas prostéticas), o cuando ese cadáver fluido parece respirar una última bocanada de color al final del recorrido (Allí esta Juan Pablo para ver como ese riachuelo se sumerge en el río infinito).

Los artistas de paralelo 58, capturan sus imágenes con la atención flotante y la curiosidad de los naturalistas que supieron aventurarse en el territorio. Ellos construyen su poética navegando entre la memoria visual acumulada por los viejos maestros y la soledad de los pliegues barrosos de las orillas.

Daniel Santoro

Esta exhibición recorre, en términos de viaje, la cuenca Matanza-Riachuelo desde su origen hasta su desembocadura. Propone tres miradas sobre esa geografía que, tanto por su carga simbólica e histórica como por su condición de límite espacial y socio-cultural, le confieren a Buenos Aires parte de su identidad.

General Las Heras

General Las Heras

.

.

CCR

CCR

CCR

CCR

Paralelo 58 - El viaje, en Recoleta

Paralelo 58 - El viaje, en Recoleta
paralelo-58@hotmail.com


adarguelles@hotmail.com – fabianattila@hotmail – jpfbravo@hotmail.com

Agosto 2009

El escenario de la Pintura - Paralelo 58

Presencia y ausencia.

Paralelo 58 aborda el paisaje a través de imágenes que denotan vínculos distintos establecidos por cada artista con la ciudad, la naturaleza y la tradición. El núcleo articulador de estas relaciones se afinca en la ausencia de la figura humana así como en los rasgos que denotan su presencia o su intervención. Recorrer estas obras significa adentrarse en visiones que pueden mostrarnos un aspecto desolado de la acción transformadora del hombre; un perfil donde lo urbano se torna inhabitable y tal vez algo temerario; o bien fragmentos de una naturaleza que por momentos se muestra apacible, silenciosa, completamente ajena al bullicio de la ciudad, mientras que en otras ocasiones exhala las marcas de un accionar invisible que devuelve una imagen inquietante y azarosa. Son algunas de las posibilidades que enfrenta el tránsito por escenarios más o menos cercanos pero, en cualquier caso, tránsito guiado por una mirada nueva que no deja de pensar a la pintura y al hombre dentro de la pintura.

VENTANA AL RIO - Estudio de Arte Alejandro Faggioni

PARALELO 58 en Estudio de Arte

Entramando la tradición del paisaje del puerto con la sencillez monocroma del blanco y negro, o de sutiles pasajes en el blanco y los tierras desaturados, Alejandro Argüelles, Fabián Attila y Juan Pablo Fernández Bravo reponen aspectos de esta tradición iconográfica actualizándolos con recursos simples, despojados, como restituyendo desde estas piezas las ausencias y abandonos que la historia infringió a estos escenarios urbanos en otros tiempos activos y ricos en intercambios. Puente sobre el Riachuelo, de Attila, la obra de Fernández Bravo y el Puente de Alejandro Argüelles, se encuentran en la monocromia y en el retorno a los íconos de la ribera.



Diana B. Wechsler

Paralelo 58 en el Museo Sívori: paisajes urbanos y muestras itinerantes


El concepto de paisaje urbano plantea desde el comienzo una paradoja: la ciudad, como universo ordenador, interrumpe el paisaje y desafía a la naturaleza, materia prima de la pintura paisajística. La ciudad concebida como un conjunto múltiple y sin desorden, como la definió Borges, está en las antípodas de lo natural. Sin embargo, en este caso la urbe se encuentra corroída e infiltrada por la naturaleza, que emerge entre el cemento o el hierro, o acosa lo real desde la luz cenital y deja su huella en la superficie de la materia. El paisaje, en última instancia, nunca es natural, siempre está mediado por la cultura. Pintar paisajes imaginarios es la verdadera tarea de Paralelo 58, paisajes elaborados lejos de un ánimo mimético, más bien como punto de partida para una producción fronteriza, que explora la zona donde la ciudad se entrevera con el campo y el río, y donde la oposición se disuelve bajo la luz, montada sobre el devenir y el alejamiento del punto de partida. No se trata de representar el Paralelo 58, ya que ningún paisaje persigue tan sólo reflejar el horizonte. Se trata, más bien, de pintar otra cosa, de perseguir con la imagen una línea cambiante y en fuga, y hacer de ese paisaje un intérprete de su época.

La pintura de paisajes tiene una extensa tradición en el arte latinoamericano y mundial. El grupo Paralelo 58 se relaciona y a la vez renueva esa tradición a partir de un vínculo con el viaje y el movimiento. No se trata, como en las obras clásicas del género, de pintores viajeros dedicados a retratar un mundo alejado de la audiencia y visitado por el artista, sino de artistas que parten de un mundo próximo y transportan sus obras en búsqueda de un público remoto. Las muestras itinerantes iniciadas en el Teatro Argentino de La Plata en el año 2006 han recorrido salas y museos de Coronel Pringles, Rauch, Chivilcoy, Tandil, Ushuaia y Rawson persiguiendo a un espectador distante, que ha sido a menudo uno de los rasgos característicos de la pintura del paisaje: poner en contacto escenarios apartados, transportar la mirada a otro ámbito, ligar lugares aislados. Los puentes, las autopistas, el agua y los barcos de hierro –objetos persistentes en las pinturas del grupo– aluden a la búsqueda de una conexión entre la obra y un espectador separados entre sí.

El paisaje queda así asociado con el dinamismo y el cambio a través del itinerario, antes que con la inmovilidad. El itinerario puede significar un desplazamiento en el espacio, como el que han recorrido las obras, pero también un movimiento en el tiempo. La metamorfosis, pensada como un punto de viraje y crecimiento, indica algo que altera su forma y por lo tanto se aleja de su origen, se interna en una exploración que significa, como todo acto creativo, un ejercicio de autoconocimiento, es decir de transformación. Porque el itinerario leído como una trayectoria en el tiempo permite reconstruir un viaje cuyas huellas son las mismas obras, que en este caso señalan el cambio y la evolución, a través de la cadena de episodios capturados en cada paisaje. El Museo Sívori recibe entonces, no la misma muestra (ni el mismo río), sino una nueva versión actualizada por la producción más reciente del grupo.

El recorrido de Paralelo 58 es coherente con la búsqueda que las obras reflejan, retratar el paisaje urbano, asociado con el movimiento y lo inestable: el agua, el horizonte crepuscular de la ciudad, la corrosión implacable del tiempo que altera al mundo. Como el hierro desgastado pero resistente de los puentes y los barcos, erosión (cambio) y persistencia (duración) conviven y desafían nuestra percepción de la materia. Alejandro Argüelles recorre el río y juega con la luz y los bordes para explorar la zona difusa de contacto entre el cielo y la tierra. La luz que recorta el perfil imperceptible de las cosas acapara su atención. Fabián Attila propone una pintura más metafísica, observa los no lugares –autopistas, edificios desolados, la línea del horizonte ciudadano, puentes de hierro– que sin embargo son característicos de Buenos Aires. Juan Pablo Fernández Bravo descubre una energía interior en el paisaje fluvial: barcos, grúas casi irreconocibles, sugeridos por pinceladas estridentes, de una intensidad perturbadora, nos transportan hasta los límites mismos de la figuración. Se trata de paisajes urbanos, monocromáticos, en los que el blanco y el negro pugnan por definir el contorno inaprensible de la ciudad.

AFB